fbpx

Caso real de éxito en una empresa del sector automovilístico, con la ayuda de la consultoría sistémica*.

*La historia está basada en una experiencia real, por privacidad se han cambiado los datos personales.

Roxy Motors, es una empresa familiar del sector automoción. Al mando de la dirección está la tercera generación, Carlos Roxy. En ella trabajan 200 personas y su facturación oscila entre los 10 y 12 millones de euros. En los últimos dos años sus ventas han descendido y, en consecuencia, su facturación ha disminuido en un 30%. Los trabajadores con talento se van marchando y la empresa ha entrado en un bucle de desorganización. De rebote, los procesos se van desvirtuando.

Al margen de lo que pasa en la empresa, el mercado y sus competidores están en alza. ¿Qué está sucediendo? Carlos está preocupado, porque tiene la sensación de ir hacia atrás. La empresa cada vez se asemeja más al taller que empezó su abuelo.

El éxito ligado a la visión sistémica dentro de la organización

En ese momento, Carlos sabía que debía hacer algo. Nos contacto para que a través de la visión sistémica pudiéramos ayudarle a encontrar la solución. Así que le prestamos nuestros servicios de consultoría sistémica.

Para empezar, nuestro trabajo tiene como base considerar la empresa como un sistema organizacional, es decir, camina como un todo y se debe tener en cuenta la repercusión de una sola acción en todos. Es fácil una vez avistado los problemas y creer haberlos solucionado, recaer de nuevo, por eso se necesita un cambio de actitud importante en todas las personas que configuran la organización. De este modo, lo primero que hacemos es un escaner de todo el sistema interno y externo de la organización.

Al llegar a Roxy Motors empezamos entrevistándonos con cada uno de los trabajadores desde la dirección, seguido de los mandos intermedios, hasta finalizar con todos los operarios. Esto nos proporcionó una base de conocimientos para comprender lo que sucedía y la visión de cada uno de los colaboradores dentro del sistema.

Luego, aplicamos las leyes de la sistémica: Origen e historia de la organización, la pertenencia, el orden y el equilibrio. (Vídeos). La empresa se estaba volviendo un taller, como observaba Carlos, porque habían olvidado de dónde venían, cuáles eran los productos iniciales que se fabricaban, qué clientes fueron los primeros en comprar y quién puso el dinero. Propusimos, entre otras cosas, hacer un reconocimiento a toda la organización, incluyendo a los clientes y proveedores. Para llevar a cabo este reconocimiento, aprovechamos el 75 aniversario de la organización y realizamos un acto conmemorativo a su fundador y a todos aquellos que en aquel momento hicieron posible el inicio de la empresa. El conocimiento en cuanto a de dónde venían, cómo se había creado Roxy Motors y cómo se había transformado en la empresa que es hoy en día fue la clave para volver a dar impulso a la organización.

Conectarnos nos hace más fuertes para afrontar problemas y situaciones difíciles.

En conclusión, lo que nos dice esta experiencia es que ya seas una empresa grande, pequeña, familiar o unipersonal tienes la oportunidad de explorar la forma de encontrar tu futuro a partir de reconocer sus raíces y orígenes, es decir, dar un lugar a todos los acontecimientos esenciales del pasado de la organización: cómo se fundó la empresa, quién la fundó, de dónde vino el capital inversor, quiénes han sido todos las personas que han trabajado, los productos y servicios que nos hicieron crecer, los clientes, los momentos de crisis, etcétera. Sin todos estos acontecimientos la compañía no sería lo que es ahora. Conectarnos nos hace más fuertes para afrontar problemas y situaciones difíciles.

A veces, para ganar debemos perder, reconocer la pérdida y liberarnos de ella. De esta manera, somos más libres y nos ayuda a abrirnos para lo que tiene que venir. Por eso, el éxito no significa siempre más y mayor, a veces es menos. No hay que tener miedo al cambio y a actuar, en el sentido de dejar de producir un producto o dar un servicio que no va bien, reducir personal, reestructurar la compañía, establecer nuevos pactos con los inversores o socios, entre otras tantas acciones que nos pueden ayudar a reconducir nuestro futuro.

El trabajo sistémico nos da una comprensión bajo las cuales individuos y organizaciones podemos prosperar.

 

¿Necesitas una consultora sistémica para tu empresa?

¡Pon solución ya!

Uso de cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros que sirven para acceder y visualizar mejor el contenido, para mejorar nuestros servicios y para la recogida de estadísticas sobre tus hábitos de navegación. Si estás de acuerdo pulsa aceptar o sigue navegando. Si deseas más información pulsa en política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies