fbpx

La necesidad del ser humano de ser amado es incluso física. ¿Quién no ha visto a un o una bebé recién nacido o nacida y ha dicho: ¡qué preciosidad, qué ternura! ¡Genera AMOR! Una persona recién nacida llega al mundo con dos necesidades:

  1. Ser cuidada por sus progenitores o persona adulta que se haga responsable de este pequeño ser, de otro modo no podría sobrevivir. (El ser humano es el único mamífero que al nacer y durante mucho tiempo es dependiente de los cuidados de otros).
  2. Ser amada, el amor de su padre y/o madre, este amor que reciben las personas en sus primeros meses de vida le hace sentirse querida y aceptada. Así es la forma en que puede amarse a sí misma y a los demás, llena del amor de sus cuidadores o cuidadoras, con respeto y aceptación por ser tal cual es.

¿Qué hay detrás de la falta de amor?

¿Qué sucede cuando el amor que recibes no es suficiente, lo recibes con carencias, exigencias, con frialdad, agresividad o con sobreprotección, etc.? Sucederá que te pasarás toda la vida buscando a otras personas que te amen de la forma que necesitas ser amada o amado. Esto se convertirá con el tiempo en una búsqueda incansable e irrefrenable de apego a otras personas que te amen y en cuanto no encuentres lo que esperas te frustrarás, desesperarás y dejarás a esa pareja, amigo a amiga, compañera o compañero, para iniciar de nuevo la búsqueda. Y así, se irá repitiendo las veces que sea necesario, hasta que algún día algo o alguien te ayude a darte cuenta de que este amor que estás buscando está dentro, en tu interior y cuanto más en contacto contigo misma o mismo sentirás más amor hacía ti y hacía los demás.

Parece fácil explicado de esta forma. Amarnos… ¡qué difícil es hacerlo! Las personas que son grandes buscadoras hacen un largo viaje, a través del  autoconocimiento y del desarrollo personal, conocen su carácter, la herida que tienen de niño o niña, la misma herida que configura este carácter. Y, gracias a esta profundidad de conocimiento llegan amar y vivir con serenidad, armonía y sosiego, apreciando el mundo exterior que les rodea y sus circunstancias.

En Terapia Gestalt trabajamos el autoconocimiento y el crecimiento personal con el fin de aprender AMAR, amarse a sí misma y amar a todos los seres, para respetar y respetarse. Es un proceso que necesita tiempo, energía, esfuerzo y dedicación con grandes ‘darse cuenta’ que producen dolor y atreverse a transitar este dolor. Por supuesto, atreverse a transitar este dolor no es fácil, ni sencillo y como dice el Dr. Claudio Naranjo: “no hay crecimiento sin dolor”.

Si algo de este pequeño y corto artículo te ha resonado, ¿a qué esperas para iniciarte en el viaje hacía tu interior? Es de valientes desaprender y aprender de nuevo. El niño (niña) que hay en tu interior espera tu mirada, tus abrazos y tu cuidado.

Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas lo recuerdan.

Antoine de Saint-Exupéry, El Principito.

Uso de cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros que sirven para acceder y visualizar mejor el contenido, para mejorar nuestros servicios y para la recogida de estadísticas sobre tus hábitos de navegación. Si estás de acuerdo pulsa aceptar o sigue navegando. Si deseas más información pulsa en política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies