fbpx

En estos días, confinados en casa (#YoMeQuedoEnCasa) sigo a tu lado para acompañarte a gestionar las emociones que van surgiendo. Existen muchos motivos por los cuales recurrir a la terapia Gestalt o sesiones enfocadas al crecimiento personal, tenemos más tiempo para dedicarnos, reflexionar y cuidarnos. Las crisis son un momento de ruptura que nos conduce a una etapa de impasse donde nos preparamos para que otras cosas sucedan y, si lo aprovechamos, puede ser un gran momento para crecer. ¡Démosle juntos una vuelta a este periodo de incertidumbre! Puedes aprender mucho de ti mismo.

Los motivos sobran ahora mismo para sentirte con altibajos, sin embargo, sin embargo, te aconsejo que no te atrapes en ellos:

  • El miedo por el contagio o la trasmisión del coronavirus
  • El bombardeo de noticias negativas
  • La ruptura con la rutina diaria
  • La pérdida o interrupción de tu trabajo
  • Gestionar y ser productivo si estás en modo teletrabajo
  • La convivencia con tu pareja, hijos, hijas, familiares….más tiempo al que acostumbras
  • La soledad impuesta
  • La reducción de las posibilidades de ocio
  • El futuro, la pérdida de control

Estas razones y muchas más pueden generar bloqueo, ansiedad, tristeza, ira, miedo, en definitiva, despertar emociones que antes no estaban, aunque juntos podemos cambiar la percepción de toda esta situación que te abruma y que no llegue a un malestar más profundo.

¿Cómo aprovechar esta crisis?

Para empezar yo te propongo verlo de otra manera. Es un volver atrás en el tiempo, de compartir mucho en familia, hacer llamadas para las que nunca tienes tiempo, pasar tiempo en la cocina elaborando las comidas con amor y dedicación para ti o los que más quieres, echarte unas risas por cualquier medio telemático que te conecta con los amigos, compañeros de trabajo, familiares que están en la distancia física, pero no emocional.

La clave es está en mantenerte en el famoso movimiento slow, comprar sin prisa, hacer la cola y entrar en el supermercado o mercado de abastos cuando te toca, comer con el tiempo que necesitas, poner en orden tu casa, revisar cuadernos y cajas, incluso no hacer nada por un rato, hacer una lista de música, ver un directo en las redes sociales, escribir…

Todo es lento, sentido y realizado con mucho amor. Recurre a pensamientos y teorías como la biología del amor de Humberto Maturana. El AMOR nos une y es el antídoto del miedo. Así que AMA, AMA y vuelve AMAR. Verás como el miedo se hace pequeño y se aleja.

Si necesitas ayuda, si te supera, ¡reserva tu sesión online! Te espero.

#Yomequedoencasa

Uso de cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros que sirven para acceder y visualizar mejor el contenido, para mejorar nuestros servicios y para la recogida de estadísticas sobre tus hábitos de navegación. Si estás de acuerdo pulsa aceptar o sigue navegando. Si deseas más información pulsa en política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies