fbpx

Humberto Maturana es un destacado biólogo, escritor y filósofo. El árbol de conocimiento: las bases biológicas del entendimiento humano es el libro que recoge su gran legado: un enfoque diferente de la biología: la biología del amar y del conocer. En crecimiento personal y terapia gestalt el amor es primordial y, también, la aceptación de uno mismo y del otro. En palabras del experto: «El amor, es la emoción donde el otro tienen una existencia legítima, donde no se le niega, sino que se le acepta como un otro válido. Y, es desde ahí, que se puede construir una vida en sociedad».

Te quiero compartir este vídeo para reflexionar sobre el amor y cómo nos construimos y vemos respecto al otro, cómo convivimos en un sistema en el que impera la competitividad y la aceptamos de manera natural. Sin embargo, Maturana nos propone otro punto de vista en el que somos más valiosos si trabajamos juntos, si colaboramos, si vivimos en el amor y en el amar. A continuación, rescato algunas de las frases de este vídeo que me resultan más llamativas y en las cuales te sugiero pararte un poco más:

El amor como estrategia para una vida más completa con el otro

El amor es la emoción esencial que nos hace evolucionar como seres humanos: «[…] cuando hablo de amor no hablo de un sentimiento ni hablo de bondad, o sugiriendo generosidad. Cuando hablo de amor hablo de un fenómeno biológico, hablo de la emoción que especifica el dominio de acciones en las cuales los sistemas vivientes coordinan sus acciones de un modo que trae como consecuencia la aceptación mutua, y yo sostengo que tal operación constituye los fenómenos sociales».

Para Humberto, la emoción, es una respuesta biológica a nuestras necesidades como organismos. Por ello, el fundamento de todo lo que hacemos es emocional. Lo que nos quiere decir el doctor es que somos seres emocionales que buscamos validar racionalmente las emociones: «Nos acusamos de ‘no ser racionales’ o ‘ser emocionales’ como algo negativo, pero lo que guía nuestro vivir son las preferencias, lo que nos gusta, lo que tenemos, lo que rechazamos; sobre eso hacemos sistemas racionales, explicativos, tratando de darle un sentido lógico».

«Lo que nos mueve en último termino son las emociones»

De forma constante nos preguntamos los motivos o razones por los que actuamos y son preguntas distintas, buscamos. según el experto, razones o «argumentos lógicos para verificar lo que decidimos ocultando las emociones, aunque la emoción está actuando todo el tiempo. Lo que nos mueve en último termino son las emociones».

La recomendación del biólogo es aceptar que no existe una realidad objetiva donde se imponga una sola forma de entender las cosas, pues cada ser humano posee su propia realidad y. de esta forma, no excluimos al resto. En muchos casos, la negación de la emoción bajo argumentos racionales crea conflictos y falta de entendimiento. Para ello, el doctor nos cuenta que «hay tantas realidades como experiencias, el ser humano entiende lo que ocurre a su alrededor a partir de su entorno; si el entorno cambia la realidad será otra. Y, es desde esa realidad que está juzgando sus emociones».

«Vivimos en la cultura de la competencia, del progreso, del éxito. La competencia implica la negación de lo que uno hace». Humberto Maturana explica que si estamos siempre mirando al otro para superarle, estamos olvidando quiénes somos. El camino alternativo a vivir en la competencia continua con el otro que propone el doctor es la colaboración. En el momento en que suplimos la competencia de nuestra vida, nos centramos en aprender, en observar al otro, no para ser mejor que él, sino para ver si existe la posibilidad de que haya un intercambio o de realizar algo juntos.

Uso de cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros que sirven para acceder y visualizar mejor el contenido, para mejorar nuestros servicios y para la recogida de estadísticas sobre tus hábitos de navegación. Si estás de acuerdo pulsa aceptar o sigue navegando. Si deseas más información pulsa en política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies